autorMarcela Espíndola fecha18 Dic 2018 categoriagénero comentariosDejá tu comentario

Seguridad, pobreza y derechos humanos*

“Hace décadas que se habla de “feminización de la pobreza”, porque las principales víctimas son femeninas y porque ellas deben suplir la ausencia de políticas públicas de cuidado. El destino que tienen a la vista como proyecto de vida niños y niñas es diferente, y aunque es una política imprescindible no se soluciona con la Asignación Universal por Hijo. Casi la mitad de la infancia de nuestro país es pobre, y el 70% de los pobres son mujeres. Es una urgencia social y una manda constitucional derivada de la Convención por los Derechos del Niño: la prioridad en todo superávit económico deben ser las políticas de infancia. Un poco de perspectiva de género allí, por favor”.

*Este es un extracto de mi columna dominical del domingo 16 de diciembre pasado en Perfil. Pueden leer mi columna completa acá.

Be Sociable, Share!

Agregar nuevo comentario

Nota: La política editorial de este blog es la de moderar los comentarios que lleguen de los lectores. No se publicarán aquellos que contengan insultos, sean considerados una falta de respeto o no estén ligados a las temáticas aquí presentadas.