La pobreza tiene género

Comparto con ustedes la entrevista publicada en el portal Notas del 28 de noviembre.

 

diana-680x365

El 25 de noviembre es un día de lucha en la agenda feminista de toda Latinoamérica. En ese marco, Código de Radio* entrevistó a Diana Maffía, doctora en Filosofía por la UBA y Directora del Observatorio de Género del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires.

La violencia de género, señala Maffía, es una cuestión política aunque se exprese en la violencia interpersonal, porque se da en el marco de relaciones de poder. Al ser consultada por las características de la violencia hacia las mujeres, explicó que “es una violencia que intimida, minoriza, amenaza a las mujeres y condiciona su participación en la vía pública”. “De hecho los femicidios tienen que ver con el marco de desigualdad en el que se dan y muchas veces quedan impunes”, agregó.

Con respecto a las particularidades que la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres tiene este año destacó que, por los espantosos femicidios que ocurrieron a lo largo del país -como en Mar del Plata el reciente caso de Lucía Perez– y por el fuerte activismo de las marchas por “Ni Una Menos”, existe un gran y creciente alcance en la opinión pública.

“Tenemos un movimiento de mujeres muy impresionante, se ve en las movilizaciones y en la persistencia de los Encuentros Nacionales de Mujeres, a pesar de las represiones policiales que tuvieron lugar por ejemplo en el encuentro de Mar del Plata. Son experiencias absolutamente conmovedoras, ver que una ciudad es segura cuando las mujeres están en la calle”, dijo Maffía. “Precisamente los lugares que son peligrosos para las mujeres son los refugios para otros, que son los lugares privados. Los lugares donde se ejerce la violencia son las casas y por lo general en horarios que las oficinas de asistencia no trabajan, como los fines de semana, las noches y los feriados”, expresó.

La filósofa feminista reflexionó acerca del recrudecimiento de la violencia que sigue a estas grandes movilizaciones que, según ella, podría interpretarse como una manifestación de temor, de sensación de amenaza por parte de los hombres violentos ante el avance y empoderamiento de las mujeres. Este tipo de reacción, advirtió, resulta “muy penosa, porque nadie que participe en el feminismo quiere sojuzgar a los varones, sino que queremos que no haya reglas patriarcales en las relaciones de poder”. En ese sentido, remarcó la importancia de la comunicación y la cultura, que deben ser buenas trasmisoras de los objetivos del movimiento feministas para que no “nos maten como moscas”.

Para la Directora del Observatorio de Género del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires, el feminismo tiene que reaccionar contra las formas de explotación del capitalismo, que establece roles muy rígidos para las mujeres. Estos tienen que ver con la acumulación del capital e incluyen exigencias como el trabajo doméstico y la reproducción biológica, en detrimento de espacios de encuentro que permitan fortalecernos y armar estrategias colectivas femeninas. Agregó que el nivel de explotación se exacerba todavía más en las duras condiciones económicas que atraviesa nuestro país en este momento, ya que, en pocas y precisas palabras, “la pobreza tiene género”.

Para Diana, el feminismo es un movimiento político, una postura ante la vida. Para ser feminista no interesa el sexo que nos fue asignado al momento de nacer, “no interesan las hormonas”, sino el compromiso en la práctica cotidiana, no sólo en lo discursivo. Para ella, el feminismo en la actualidad tiene que replantearse sus prioridades: la “grieta política” de la que se habla también lo afectó y “las fidelidades partidarias son muy perjudiciales, porque las posturas partidarias tienen que ver con reglas muy misóginas, los partidos siguen siendo misóginos”.

Como ejemplo, destacó la poca conciencia con la que se debate la paridad de género. Maffía apoya fuertemente esa ley y reconoce que desde que las mujeres se sientan en las bancas, se empezaron a legislar normas que afectan directamente los cuerpos de las mujeres y por lo tanto su posibilidad de ciudadanía. Citó como ejemplos las leyes de trata, salud sexual y reproductiva, lactancia materna, violencia, parto humanizado, entre otras. Así, estas mujeres legisladoras constituyeron una masa muy crítica que, a pesar de su diversidad política partidaria, tenían en mente la percepción de ciertas urgencias, ciertas necesidades con respecto a los derechos de las mujeres y pusieron de manifiesto que los cuerpos de las mujeres son parte de un territorio en disputa.

Refutó los argumentos que dicen que a las bancas hay que llegar por capacidad y no por el sexo, en tanto el cupo no se contraría con la capacidad de las mujeres que ocuparían los cargos. De la misma manera, frente a los argumentos que expresan que disponer un cupo femenino obliga a disponer otros para grupos minoritarios como discapacidad y pueblos originarios, afirmó que esas posturas no reconocen que los hombres que se encuentran en el poder no representan a ninguna de estas minorías y que es deber tanto de los hombres como de las mujeres representarlas.

“No se trata de mujeres contra otras minorías, se trata de que no sean solamente los sujetos hegemónicos de la sociedad los que impongan sus intereses y sus puntos de vista. Estas medidas de cupos siempre se piensan como temporales, hasta tanto haya una convicción de los partidos políticos del valor de tener mujeres tanto como hombres dentro de sus listas”, concluyó Maffía.

Julia Rigueiro

Una perspectiva de género en la Constitución – Rosario 12

Comparti con ustedes la nota publicada por Sonia Tessa en la edición del 22 de noviembre de Rosario/12

Una perspectiva de género en la Constitución
Las voces que faltaban
Por: Sonia Tessa
La doctora en Filosofía Diana Maffia fue convocada para aportar en el debate preliminar a la reforma propiciada por el gobierno provincial. Subrayó la urgencia de la paridad.
ro04fo0122
Maffia subrayó que la paridad permitirá que los derechos sean expresados en primera persona.
(Fuente: Andres Macera)

Convocada para debatir la reforma de la Constitución provincial desde una perspectiva de género, ayer la doctora en filosofía Diana Maffia resaltó la urgencia y la importancia de la aprobación de la ley de paridad que tiene media sanción de la Cámara de Diputados provincial, y que antes de fin de mes deberá ser tratada por Senadores para no perder estado parlamentario. “La paridad transparenta la necesidad de que los derechos sean expresados en primera persona”, dijo la filósofa, quien consideró además que esa ley debe resolverse “antes del llamado a la Convención Constituyente”, porque esa es la única manera de garantizar que la Constitución de Santa Fe incorpore los derechos de todas las personas “sin un sesgo de género”.

Maffia es una de las voces más autorizadas del país en temas de género, y fue convocada por la Dirección de Reforma Política y Constitucional, a cargo de Oscar Blando, para plantear algunos desafíos durante las discusiones previas a la convocatoria a una Convención constituyente. Con un público que incluyó funcionarias políticas y organizaciones de mujeres, Maffia desarrolló durante poco más de una hora los puntos centrales que debe contemplar una Constitución no sexista. “Me corrió un escalofrío cuando leí el artículo 3 (de la vigente), que establece “la protección más decidida a la religión Católica”. Santa Fe es la única provincia que sigue teniendo a esta religión como oficial, en la Constitución de 1962. “Estamos poniendo como límite legal un dogma ,el católico, y eso lo hace un estado talibán”, subrayó Maffia, quien destacó también lo que subyace en ese artículo. “La protección más decidida es financiamiento. Nadie se anima a desfinanciar a la iglesia católica”, agregó.

Antes de la exposición de Maffia, Blando hizo una exposición sobre la necesidad de una Constitución igualitaria y para eso llamó a una discusión plural. Luego, la filósofa que actualmente es directora del Observatorio de Género en la justicia de la ciudad de Buenos Aires, historizó la exclusión de las mujeres del debate político, y subrayó, por ejemplo, que “las políticas de cuidado deben estar organizadas desde el Etsado y eso debe estar claramente explicitado”.

El proceso de debate por una reforma constitucional está en sus pasos preliminares, y se puede participar en estas rondas de debate previas a través de la página www.basesparalareforma.digital. Si cuaja en la posibilidad de llamar a la Convención Constituyente, será la hora de llamar a elecciones, lo que puede ocurrir entre finales de 2017 y 2018, según consideró ayer el ministro de Gobierno, Pablo Farías, quien abrió la jornada.

Después de la exposición de Maffia, la ex vicegobernadora, Griselda Tessio, planteó que la perspectiva de género sólo se garantiza si la elección se hace ya con una ley electoral que incluya la paridad.

Como ya lo había hecho durante su exposición, Maffia subrayó entonces la importancia de aprobar esta ley. “No hay que ceder a un argumento que es muy falaz, que es que si damos cuotas para mujeres vamos a dar cuotas para discapacitados, para minorías étnicas, para minorías sexuales porque todas estas presuntas minorías tienen varones y mujeres en su constitución. Entonces con nosotras llegan también muchos otros grupos subalternizados, muchas otras representaciones subalternizadas en la política”, dijo la filósofa, quien consideró que la paridad es “un reconocimiento a la condición de ciudadanas y ciudadanos, al hecho de que somos la mitad de la población. Hay un argumento que es de justicia distributiva”.

Para Maffia, un argumento “políticamente más relevante, es que las mujeres portamos puntos de vista, intereses, necesidades, que no han sido representados por los varones, ya que previamente a la ley de cupos, a ninguno se le ocurrió hacer una ley de violencia contra las mujeres, o de violencia de género, hacer una ley de salud de salud reproductiva, hacer una ley de parto humanizado, hacer una ley contra el acoso sexual, hacer una ley de lactancia materna. Todas estas cuestiones se consideraban propias de mujeres y naturalizadas en el ámbito privado, no eran territorios ni disputas de la política. Y son necesidades profundamente políticas porque van construyendo igualdad que es uno de los valores básicos de la democracia”.

Consultada sobre el argumento más mentado contra la paridad, el del acceso a cargos públicos por capacidad, Maffia recordó que “es una polaridad que ya cuando se discutió la ley de cupo se había establecido y la verdad es que las cuotas, el cupo, o las medidas de acción afirmativa, no son para que lleguen mujeres incapaces sino para que las mujeres capaces tengan una oportunidad”.

Primer Indice Nacional de Violencia Machista

25-de-noviembre

Perspectiva de género en la nueva Constitución de Santa Fe. Por una Constitución igualitaria

Comparto la nota publicada en el periódico digital Sin Mordaza de Santa Fe (21-11-2016)

Perspectiva de género, otro eje que se suma

“La producción de igualdad requiere de todas las voces y de políticas públicas que la garanticen”, afirmó Diana Maffía, quien disertó en el marco de una jornada desarrollada en Rosario.

157037_provinciales

En el marco del proceso de diálogo y participación lanzado con miras a una reforma de la Constitución provincial, se desarrolló este lunes en Rosario, una jornada sobre “Perspectiva de género en la nueva Constitución de Santa Fe. Por una Constitución igualitaria”, con la participación de Diana Maffía.

“Tal como nos encargó el gobernador Miguel Lifschitz, estamos llevando adelante un proceso de diálogo y consultas por la reforma de la Constitución Provincial. Queremos arribar a un consenso previo lo más amplio y legítimo posible, que vaya más allá de las mayorías y minorías que pueda haber en la Legislatura”, señaló en la apertura el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, y destacó: “En este marco de pluralidad, la perspectiva de género es fundamental porque pretendemos una Constitución moderna, que tenga una vigencia absoluta y sirva para acompañar los cambios que se producen en nuestra sociedad”.

Maffía coincidió en que “la pluralidad de voces es lo que garantiza la expresión de los distintos intereses, puntos de vista y experiencias en juego; no debe suplantarse la voz de los diferentes grupos a la hora de producir las normas que los van a impactar. La producción de igualdad requiere de todas las voces ya que, de otra manera, solo terminan siendo representados los sujetos hegémonicos”.

En momentos en que el Senado de la provincia se apresta a analizar el proyecto aprobado en Diputados que establece la participación igualitaria de varones y mujeres en listas de candidatos y en la composición de la Legislatura, Maffía se encargó de recordar que “a partir de la sanción del cupo y de que hubo un 30 % de mujeres en las bancas del Congreso Nacional, se legislaron todas las políticas que pusieron de manifiesto que los cuerpos del hombre y la mujer son diferentes: la ley de salud sexual y reproductiva, de parto humanizado, de lactancia materna, de prevención de la violencia, de acoso sexual, de trata y también los cambios en la Ley de delitos contra el honor”.

Más allá de las acciones que promueven la participación en distintos ámbitos, la especialista instó a definir “políticas públicas que la garanticen. Es decir, si tengo una ley de cupo también debe haber acciones desde el Estado que promuevan el cuidado compartido de los hijos, que hoy está feminizado, privatizado y mercantilizado. La libertad y la igualdad se consiguen brindando condiciones para que hombres y mujeres puedan ser más libres e iguales”.

Por su parte, el director provincial de Reforma Constitucional, Oscar Blando, afirmó que “el derecho nunca fue igualitario para las mujeres” y destacó el avance plasmado en la Constitución Nacional reformada en 1994, que “impulsó acciones positivas no solo en cuanto a la paridad de género sino, a partir del artículo 75, para promover la igualdad de oportunidades y de trato respecto de los niños, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacidad. En esta lucha, el hombre y la mujer no deben estar enfrentados sino del mismo lado, porque las acciones positivas son herramientas muy importantes para corregir desigualdades y proteger a grupos o minorías discriminadas”.

La actividad se desarrolló en la Sala Walsh de la Sede de Gobierno en Rosario, con la presencia de la secretaria de Políticas Sociales, Vanesa Oddi; la subsecretaria de Políticas de Género, Gabriela Sosa; el senador por el departamento Rosario, Miguel Cappiello; la presidenta del Concejo Municipal de Rosario, Daniela León; la exvicegobernadora Griselda Tessio; diputadas provinciales y concejales.

Tras la conferencia de Maffía, tuvo lugar un diálogo y debate con ONGs dedicadas a la temática de género.

TRAYECTORIA
Maffía es doctora en Filosofía de la Universidad de Buenos Aires con una tesis sobre “Género, subjetividad y conocimiento”; es miembro del Consejo Académico del Centro de Formación Judicial del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires; docente de “Gnoseología” de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA) y de “Epistemología feminista” en la Maestría de Estudios de Género de la Universidad de Rosario; investigadora del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género de la Universidad de Buenos Aires; y autora de numerosas publicaciones.

Ha sido diputada de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (2007-2011) por la Coalición Cívica/ARI; defensora adjunta del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires (1998-2003) en el área de Derechos Humanos y Equidad de Género; y directora académica del Instituto Hannah Arendt, de formación cultural y política, desde su creación en 2004 y hasta 2008.

Feminicidio, políticas públicas y medios de comunicación

Comparto con ustedes la invitación a la Jornada Anual de la Licenciatura en Psicología de la UCES, que este año se dedica al tema del feminicidio y se llevará a cabo el jueves 24 de noviembre de 18 a 22 en Paraguay 1338, CABA, junto a representantes y referentes de prestigio.

Más información en el volante adjunto.

image0011