2008/06/12 Página 12 – Por la plata baila el mono

MAURICIO MACRI PREMIARA A LOS FUNCIONARIOS QUE CUMPLAN SUS METAS

Los ministros “cumplidores” se llevarán casi treinta mil pesos más a fin de año. Así lo dispuso el jefe de Gobierno, quien además aumentó los sueldos de la planta política. La oposición lo acusó de introducir prácticas empresariales en el Estado.

Por Werner Pertot

Cuando Mauricio Macri presentó el proyecto para dar incentivos económicos a funcionarios que cumplieran con objetivos de gestión, desató una polémica en la oposición, que hasta llegó compararlo con el premio al empleado del mes de McDonald’s. Quizá por eso Macri lo sacó por decreto. Según dispuso el Jefe, el premio será de dos sueldos y medio. En el mismo decreto, Macri aumentó progresivamente el salario de los ministros y del secretario general, hasta llegar en octubre a 11.904 pesos en bruto. Por lo tanto, para ellos el bono de fin de año se acercará a 30 mil pesos. La oposición lo acusó de pagar “sobresueldos como hacía Menem”.

En el proyecto original que había enviado a la Legislatura, el Jefe explicaba el “sistema de gestión por resultados”: cada funcionario firmará un convenio en el que se compromete a alcanzar determinados objetivos y, si cumple, habrá premio. Según la redacción del propio Macri, los estímulos influirán en la “mejora de la relación costo-producto/servicio resultante y en la relación producto-demanda cubierta”.

El decreto 664 es mucho más sucinto. Simplemente, señala que los “resultados” serán “uno de los valores centrales de la administración” y fija el premio en dos sueldos y medio, que se pagarán a fin de año. El estímulo lleva el ampuloso nombre de “Gratificación Anual Extraordinaria por Cumplimiento de los Objetivos de Gestión”. ¿Por qué Macri decidió sacar por decreto lo mismo que había presentado en un proyecto de ley? Nadie en el gobierno porteño supo –o quiso– contestar esta pregunta a PáginaI12.

En el mismo decreto, Macri también estableció el aumento progresivo de los sueldos de sus ministros en el marco de “la aplicación de políticas salariales” de su gestión. A partir de agosto, los ministros cobrarán 11.655,54 y desde octubre, 11.904,59 pesos. Los salarios de la planta de gabinete fueron incrementados en la misma proporción. Y, para ambos, estableció un aumento retroactivo a marzo. Con el sueldo que cobrará un ministro, el premio llegaría a ser de 29.761,47 pesos por los servicios cumplidos. El jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, será el encargado de controlar el cumplimiento de los objetivos desde el “Tablero de Control” y de otorgar los premios a fin de año, como Papá Noel con los niños que se portan bien.

“Como a Macri le gustan los plebiscitos, sería bueno que convoque uno sobre los sobresueldos”, ironizó el diputado del ARI Facundo Di Filippo, quien razonó: “Macri genera un bono que costará en total cerca de 5 millones de pesos. Con ese mismo presupuesto, podría calefaccionar las escuelas que no tienen gas ahora”. Desde la Coalición Cívica, la legisladora Diana Maffía señaló que “la primera indicación a los ministros fue reducir el personal. Así que puede ser que sean los despidos arbitrarios lo que están premiando”. Por su parte, el ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra advirtió que el decreto expresa “una lógica empresarial trasladada al Estado”. “Es preocupante que Macri implemente en el gobierno un sistema propio de las empresas privadas”, coincidió el legislador de Encuentro Progresista, Raúl Fernández. Desde el bloque K, Juan Cabandié afirmó que Macri “confunde el manejo del Estado con el de un club y con pagar premios a los jugadores por los triunfos. Lo único que falta es que los ministros tengan sponsors en el traje y la camisa”.

“Tienen el concepto de gerentes y no de servidores públicos. Creen que a todos nos mueve nada más que el dinero”, remarcó la legisladora Gabriela Cerruti. En tanto, el jefe del bloque K, Diego Kravetz, le sugirió a Macri que “si quiere ser justo, debería descontarles, a la gran mayoría de sus ministros, una gran parte del sueldo, porque no han hecho absolutamente nada”. Desde el socialismo porteño, Roy Cortina dijo que “esta bonificación lo único que hace es encubrir un aumento que duplica el acordado para el conjunto de la planta de trabajadores”. “Si un ministro no llegó a cubrir los objetivos, lo tenés que echar, no pagarle un sobresueldo. Si les pagás a todos, es exactamente igual que lo que hacía Menem”, aseguró el legislador de la CTA Martín Hourest.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-105886-2008-06-12.html

Leave a Reply