2008/05/23 NU – Tyson

Pablo E. Chacón

Mike Tyson nunca la pasó demasiado bien, tuvo sus épocas, cuando rompía mandíbulas al minuto de empezar la pelea, cuando era campeón del mundo y la mirada asesina se cargaba de una piña hasta a un hipopótamo. Pero solía perder la compostura seguido, lo maltrataban y lo humillaban, al negro, porque es negro lo sacaban de quicio, le regalaban mujeres previamente arregladas para cebar a la bestia y denunciarlo por violación. Demasiadas drogas, bourbon, pastillas, demasiadas cárceles, orfanatos, la naturaleza y la cultura selladas al vacío por demandas tartamudas. “No soy un animal. Sólo soy un ser humano asustado”, eso le dice el ex número uno peso pesado a su amigo y documentalista James Toback: es el miedo, estúpido. Y es cierto: cualquier pelotudo tiene un blog.

Hay que leer los comentarios nomás.

Tyson devaluado sirve para que un alcahuete arme un test Tyson, un muestrario de golpes, golpes bajos, pedagogía de cobardes contra mujeres indefensas: cómo apretar con una pinza un dedo, cómo arrancar uñas sin anestesia, cómo garcharlas cuando dicen no, cómo patearlas si están embarazadas, cómo convencerlas que son unas putas, unas reventadas, unas miserables que lo único que les importa es el trabajo, cómo hacerlas sentir culpables por un aborto, cómo hacerlas sentir culpables por no avisar que había que ponerse un forro, cómo hacerlas sentir culpables por no querer tener hijos, cómo hacerlas sentir culpables si no les interesa lo que hace el macho de la casa, cómo hacerlas sentir culpables si tienen un título, cómo hacerlas sentir culpables si tienen talento y escriben bien, no biografías censuradas o pagadas, y no es que carezcan de iniciativa porque no se les ocurre un test Tyson, por ejemplo, o porque no se interesan por los resultados de ese placebo de pajero.
El día que te dejaron, te dejaron para siempre, aunque midas uno noventa.

La diputada porteña Diana Maffia se encargó de repudiar el test en una sesión de la Legislatura porteña. El resto, todos de perfil, hicieron silencio.

Si cualquier pelotudo tiene un blog.

Comments are closed.