2008/05/26 Los Andes online – Fuerte repudio a una encuesta que incita a la violencia contra las mujeres

La publicó la revista Hombre, de la editorial Perfil. El test despertó el rechazo de organizaciones de derechos humanos. Piden que se investigue si instiga a la violencia.

Lorena Villafañe lvillafane@losandes.com.ar

Entre todas las siliconas de mujeres voluptuosas que se exhiben en las estanterías de los quioscos de barrio o de ciudad, las de las revista Hombre (de la editorial Perfil) suelen tener las tomas fotográficas más osadas. Bajo esa mirada que tienen de las mujeres, publicaron un test para poner a prueba a sus lectores. Los varones argentinos debían descubrir “en qué clase de violentos se encuentran comprendidos”.

Las revistas comerciales para mujeres utilizan los test desde su nacimiento, aunque con temas más románticos, acordes con los estereotipos que manejan estas ediciones. Sin embargo, el test Tyson (como lo llamaron) superó esta barrera con una serie de preguntas y respuestas que despertaron el repudio y la puesta en acción de organizaciones, redes de periodistas, legisladoras e institutos de la mujer y contra la discriminación.

El test, con el título “¿Madura el KO?”, estaba dirigido a los que “si ven una mina golpeada piensan: ‘Algo habrá hecho'”. Estaba colgado en la edición electrónica de la revista desde febrero, pero tras la repercusión que cobraron los repudios la levantaron sin chistar. Su nombre hacía alusión al del boxeador norteamericano Mike Tyson, quien fue condenado por violación a seis años de prisión, en 1992.

A modo de ejemplo, la pregunta 3 era: Es su día especial (aniversario, cumpleaños, etc.). a) ¿La maltratás menos que de costumbre y le pedís perdón luego de hacerlo? b) ¿La llevás a pasear para humillarla en público? c) ¿Le pegás con el cinto, pero sin la hebilla? d) ¿No tenés idea cuándo es ese día y la golpeás si te insinúa algo?

Además pedía contestar sobre: qué métodos y excusas utiliza para ejercer violencia, cada cuánto “alecciona” a su mujer, con qué frase termina esa “lección” y cuánto dura una “sesión adoctrinante”. Para esta última pregunta algunas de las respuestas eran: “hasta que quedes morado” o “hasta que se te acalambre la mano”.

Piden que se investigue

Tras la lluvia de cartas, proyectos y notificaciones al medio e incluso a la Justicia que cayeron desde sectores de la sociedad comprometidos con la defensa de los derechos humanos, desde Hombre decidieron hacer desaparecer el test Tyson de su edición on line.

La primera voz la alzó el Movimiento de Mujeres de Córdoba, que envió una notificación al Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo).

Otra de las voces fue la de la diputada de la Coalición Cívica Diana Maffía, quien instó en un proyecto presentado en la Legislatura porteña a que el Poder Judicial de la Nación investigue si este test configura “instigación a la violencia y/o apología del delito”. Para esta legisladora la humorada de la editorial Perfil “viola garantías constitucionales”. Ni bien fue presentado, su proyecto fue aprobado por unanimidad en la Legislatura.

Además recibió el apoyo de más de 50 organizaciones de mujeres del país que se manifestaron de manera inmediata. Desde PAR (Periodistas de Argentina en Red por una comunicación no sexista) también enviaron un comunicado a este organismo de gobierno con el mismo fin.

“Pensamos que la violencia de género es un delito -en tanto y en cuanto constituye una conducta antijurídica que debe ser prevenida y sancionada-, un problema social, un atentado contra el derecho a la vida, la dignidad, la integración física y psíquica de las mujeres y una cuestión concerniente a la defensa de los derechos humanos”, decía el documento.

Ante las demandas de las organizaciones, la reacción del Inadi fue inmediata y se remitió con una notificación directamente a los responsables de la Edición Perfil. Mientras que desde el Consejo Nacional de la Mujer se dirigieron al director ejecutivo de editorial Perfil, Jorge Fontevecchia, para recomendarle que “no se vuelva a incurrir en este tipo de contenidos sexistas, discriminatorios y violentos”.

También el Instituto de la Mujer de Mendoza se manifestó: “Publicaciones como la que aquí repudiamos son las que traban, nublan, confunden y dañan a una sociedad saturada de imágenes tendientes, cada vez más, a mostrar a las mujeres como objetos sexuales, como seres inferiores sujetas a cualquier tipo de trato, provocando así la continuidad de modelos machistas y violentos”.

El nivel de rechazo social fue tal, que dos legisladoras presentaron proyectos de ley en repudio a esta publicación. Uno de ellos fue el de la senadora nacional del PJ, Marita Perceval. “La violencia contra las mujeres humilla, lesiona, degrada y mata. Los medios de comunicación tienen que asumir, en este sentido, un rol activo en la lucha por su erradicación, dejando de lado abordajes revictimizadores y sexistas”, sancionó Perceval.

De manera similar se expresó también la diputada de la Legislatura porteña Valeria Amándola (Frente para la Victoria). Mientras que desde la Red de Monitoreo de Políticas Públicas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, integrada por varias ONG, se envió una carta a Daniel Scioli para que diera a conocer su opinión respecto de la publicación y que ejerza control sobre las futuras divulgación de contenidos discriminatorios en los medios de comunicación.

http://www.losandes.com.ar/notas/2008/5/26/sociedad-360756.asp