2008/01/03 La Coalición Cívica opina

escrito por Alejandra Lazo      
jueves, 03 de enero de 2008
Con diferencias y recaudos, la diputada nacional Patricia Bullrich se mostró conforme con la decisión de intervenir la ObSBA anunciada por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri. En tanto, la legisladora porteña Diana Maffía lamentó que esta medida llegue en medio de una lucha con los gremios.

La diputada nacional por la Coalición Cívica, Patricia Bullrich, opinó sobre la crisis suscitada en la ciudad de Buenos Aires entre el Gobierno local y los empleados municipales y el conflicto por la obra social porteña (ObSBA).

Al respecto, Bullrich afirmó: “Para el Gobierno de Mauricio Macri es problemático el enfrentamiento con los gremios municipales, por los despidos en la Ciudad, y la propuesta de libre opción en la obra social, provocando entre otras cosas paro y movilización de los estatales, pero la gravedad de la crisis va a depender de si el Jefe de Gobierno va hasta el hueso o se queda a mitad de camino”.

“En cuanto a la discusión sobre la libre opción en la obra social de los municipales es una buena medida y es garantía de un paso favorable para la libertad sindical”, agregó la líder de Unión por Todos.

Por su parte, la diputada porteña Diana Maffía (Coalición Cívica) declaró que la intervención de la ObSBA forma parte de un diálogo violento donde se miden fuerzas sin garantizar que las consecuencias no lesionen derechos de segmentos vulnerables. Para Maffía “los despidos de Macri ponen en riesgo los planes sociales, y desoyen las demandas de los trabajadores que él mismo dice privilegiar cuando justifica la desregulación de ObSBA. Una decisión así, tomada en medio de una huelga por despidos masivos, adolece al menos de un pobre sentido de oportunidad”.

A lo que agregó: “El despido de contratados amenaza servicios básicos, y no es cierto que se hayan rescindido contratos de ñoquis o cargos políticos del último semestre. El propio Ejecutivo tiene un sistema de contratos por locación de servicios que a veces duran años, encubriendo una relación de dependencia y generando una flexibilización del empleo y una incertidumbre para los trabajadores que hoy muestra su cara más temida”.

Igualmente, la diputada reconoció: “Esa obra social es la que más quejas por malas prestaciones acumula en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, lo que habla mal de su eficiencia y pone a los trabajadores de rehenes. Desregular implica forzar a los trabajadores a tener niveles de atención vinculados a su capacidad adquisitiva y no a un sistema solidario, lo cual implica salud de primera y de segunda”.

[Volver]

Leave a Reply