2008/09/12 adnCiudad – El Colón será un Ente

La Legislatura porteña sancionó el proyecto por el cual se le otorga autarquía al Teatro Colón. La iniciativa recibió el apoyo del macrismo, el kirchnerismo y casi toda la Coalición Cívica. Los trabajadores nucleados en SUTECBA festejaron, mientras que los afiliados a ATE pusieron el grito en el cielo.

Por 40 votos positivos, 12 negativos y tres abstenciones la Legislatura porteña sancionó el proyecto que crea del “Ente Autárquico Teatro Colón”, en el ámbito del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad.

La iniciativa recibió el apoyo del macrismo, el kirchnerismo (excepto el diputado Juan Cabandié que se abstuvo) y casi toda la Coalición Cívica (Diana Maffía y Facundo Di Filippo también se abstuvieron).

El organismo tendrá personería jurídica propia, autonomía funcional y autarquía financiera, y su misión será la de “crear, formar, representar, promover y divulgar el arte lírico, coreográfico, musical – sinfónico y de cámara- y experimental, en su expresión de excelencia de acuerdo a su  tradición histórica, en el marco de las políticas culturales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

A raíz de la sanción de la iniciativa impulsada por el jefe de Gobierno Mauricio Macri, se transfieren las misiones, funciones, personal, patrimonio y presupuesto asignado a la Dirección General Teatro Colón, Dirección General Instituto Superior de Arte y sus respectivas dependencias.

Su manejo estará en manos de un directorio compuesto por cinco miembros, cuatro de los cuales serán designados por el Jefe de Gobierno sobre la base de su reconocida trayectoria en el ámbito cultural. El restante integrante representará a los trabajadores.

El proyecto contó con despacho favorable de la Comisión de Cultura y con la adhesión de las de Presupuesto y Asuntos Constitucionales, firmados por diputados y diputadas de los bloques PRO, Frente para la Victoria, y Coalición Cívica (en disidencia parcial). En tanto los bloques Nueva Izquierda, Igualdad Social, Partido Socialista y Diálogo por Buenos Aires, suscribieron despachos de minoría que proponen el archivo del expediente.

Yendo a la opinión de los trabajadores, los empleados porteños nucleados en SUTECBA festejaron, mientras que los afiliados a ATE pusieron el grito en el cielo (ver nota).

EL DEBATE

El primero en hacer uso de la palabra fue el diputado Avelino Tamargo (PRO), vicepresidente de la Comisión de Cultura, quien calificó la sanción del proyecto de autarquía como un hito para la cultura de la Ciudad.

Asimismo, dijo: “Fuimos deponiendo nuestras primeras intenciones para avanzar en un texto consensuado que refleje el espíritu de todos en pos de que el Colón vuelva a recuperar su esplendor”.

Por su parte, la titular de la Comisión de Cultura, Inés Urdapilleta (Frente para la Victoria), realizó una síntesis de la historia del teatro y explicó cómo se llevó a cabo la discusión del proyecto.

También expresó: “Este es el fin de un proceso de más de siete meses de trabajo, que permitió arribar a un consenso entre los tres principales bloques de la Legislatura para avanzar en un despacho de mayoría”.

Además, destacó la constitución de un Directorio colegiado, lo que consideró un reaseguro para que se cumplan los objetivos de la autarquía.

En tanto, la diputada Patricia Walsh (Nueva Izquierda) comenzó su alocución afirmando que venía a despejar la ilusión del consenso absoluto. “El proyecto oficialista parece más el estatuto de una sociedad anónima que el de la mayor casa de arte del país. Es inoportuno, porque el Colón sigue cerrado y anuncian nuevas mega-obras en vez de su rápida reapertura; es engañoso, porque promete autarquía pero impone un modelo totalmente dependiente del jefe de gobierno; y su objetivo es mercantilista, ya que cambia el modelo histórico de teatro de producción propia por otro distinto, abierto a las tercerizaciones y negocios privados de todo tipo”, señaló.

Walsh, quien integra la Comisión de Cultura, solicitó además la realización de una auditoría de corte sobre las obras del Teatro Colón: “El Poder Ejecutivo y su gerenciadora SYASA proyectan nuevas obras por 280 millones de pesos, sin dar justificación, lo que elevará el costo total a 325 millones: más de cuatro veces el original. Es necesario conocer en detalle las sucesivas reformulaciones del Master Plan, que llevaron a la grave situación edilicia del Teatro, así como las distintas responsabilidades y sus consecuencias económicas”.

La presidenta del bloque Socialista en la Legislatura, Verónica Gómez, acusó al macrismo de instalar, con argumentaciones falsas, “la necesidad de la autarquía, para ocultar el debate real que subyace en la creación del Ente del Teatro Colón, referido a su financiamiento”.

“Hace veinte meses el Teatro está cerrado. Macri frenó las obras en diciembre del año pasado, terciarizó su gerenciamiento, duplicó el monto necesario para llevarlas adelante y desarticuló el funcionamiento de los cuerpos estables. Si entre los recursos del Ente se prevé lo producido del alquiler de los salones, la renta de sus bienes, los contratos de publicidad y la locación de sus producciones, entonces lo que se está buscando es el desfinanciamiento público y su compensación con recursos privados, aunque esto desvirtué el objetivo cultural del Teatro”.

Gómez explicó el voto en contra del socialismo: “Los recursos que la Ciudad pone en el Colón constituyen, no un gasto, sino una inversión a favor del arte como bien público, la protección de nuestro patrimonio histórico y la preservación de nuestra identidad cultural. Las experiencias europeas hablan a las claras de procesos privatizadores de la cultura. Aunque pase en La Scala de Milán o en la Ópera Garnier de París, no queremos para el Teatro Colón, desfiles de moda, degustaciones de vinos, presentaciones de productos, entregas de premios o fiestas de compromiso”.

La diputada macrista Lidia Saya (PRO), integrante de la Comisión de Cultura, destacó algunos casos en nuestro país de figuras semejantes a la adoptada por el Teatro Colón a partir de la sanción de esta ley. “No es necesario ir tan lejos para encontrar casos exitosos de gestión cultural por medio de la figura del ente. En nuestro país podemos encontrar en funcionamiento ejemplos tales como el Ente Autárquico Teatro Nacional Cervantes, o el mismísimo Instituto Nacional de Teatro creado por Ley 24.800”.

A lo que añadió: “En una prestigiosa municipalidad de Santa Fe, Rafaela, municipio ganador del premio nacional a la calidad, (uno de los pocos organismos públicos que lo ha logrado), su teatro municipal es un ente autárquico. Se ha obtenido un éxito rotundo en la provincia de Tucumán, donde toda el área de cultura transformada en ente, ha llevado a la concreción de proyectos de calidad, masivos en términos de acceso popular y de reconocimiento internacional”.

“Parece que según quién las aplique, hay quienes tendrán opiniones distintas aunque sea la misma propuesta. Esto que he mencionado surge de textos de ordenanzas, leyes y fundamentos de jurisdicciones nacionales, provinciales y municipales, donde se encuentran en pleno funcionamiento los teatros más exitosos, populares y de calidad de todo el país”, finalizó.

Aunque la diputada de la Coalición Cívica Teresa Anchorena argumentó a favor del proyecto, sus compañeros de bloque Diana Maffía y Facundo Di Filippo pidieron permiso para abstenerse en la votación.

En su discurso, Maffía afirmó: “En la presión por sacar de inmediato esta ley, algunas de las diferencias de las que dejé constancia en mis observaciones al proyecto no han sido incorporadas. ¿Por qué, siendo el Ente a crearse una entidad autárquica sujeta a las normas de administración financiera vigentes en la Ciudad (artículo 4 de la Ley 70) no se rige por las normas vigentes, y se crea en cambio una unidad de control de gestión cuyas autoridades son designadas directamente por el Ejecutivo de la Ciudad sin intervención del Directorio del Teatro como el resto de las unidades de auditoría interna de la Ciudad?”.

En cambio, el diputado macrista Martín Ocampo señaló: “Quienes militamos en este espacio político denominado PRO, venimos soportando falsas acusaciones de pertenecer a  una cruel maquinaria privatizadora sin sentimiento social. Y la  Autarquía del Teatro Colón no parece ser la excepción. La privatización es un proceso mediante el cual las actividades empresariales del Estado, son transferidas de éste al sector privado, es decir, entregadas o tomadas del Estado para la sociedad a través de las fuerzas del mercado y garantizando la libre competencia.  Nada de esto pasa con la Autarquía del Teatro Colón”.

Y agregó: “No hay transferencia del teatro a una entidad privada, por tanto es incorrecto, falaz y tendencioso hablar de privatización. Es agitar fantasmas que no existen. La autarquía es una de las formas de descentralización de cometidos públicos, esta puede ser territorial o funcional tal como el caso del Teatro Colón. La descentralización es el tipo de organización administrativa  que más utilizan los gobiernos democráticos. Grandes doctrinarios del Derecho Administrativo como los profesores Bielsa, Manuel Diez y Mareinhoff coinciden con esta visión”.

Por su parte, el presidente del bloque PRO, Oscar Moscariello, dijo: “Somos conscientes de la importancia que reviste el Teatro Colón, el cual ha sido desde siempre un teatro venerado por el público y por grandes artistas, por eso la presente iniciativa se orienta a revertir una situación de deterioro, conflicto y pérdida de prestigio internacional que lleva ya varios años”.

“El objetivo principal es dotar al Teatro Colón de todas las herramientas jurídicas, institucionales y estructurales adecuadas para que el mismo cuente con una administración ágil, apta para gestionar eficientemente los recursos humanos y económicos de la institución y, por sobre todas las cosas, para preservar su inmenso valor cultural, para reinstalarlo así nuevamente en el sitio de privilegio que tuvo históricamente como símbolo de la cultura argentina”, concluyó.

http://adnciudad.com/index.php?option=com_content&task=view&id=5983&Itemid=31

Leave a Reply