2008/08/07 Página 12 – Para muestra basta un botón

RECHAZO A LA PROPUESTA DE MACRI DE CREAR UNA FUERZA PARA CONTROLAR PROTESTAS

Legisladores de todos los bloques opositores cuestionaron la iniciativa oficial de contratar a unos 300 policías para controlar el espacio público. La propuesta fue lanzada ante la demora para implementar la academia que formaría a la futura policía porteña.

Por Werner Pertot

Luego de dar a conocer que contratará a 300 policías para formar un cuerpo que controle manifestaciones, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, recibió cuestionamientos de todo el arco opositor. Desde el kirchnerismo hasta la Coalición Cívica criticaron que se destine la primera fuerza policial a “reprimir marchas” y que se incorporen ex policías de la Bonaerense. En tanto, el ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, salió a aclarar que no se podrá contratar a nadie hasta que la Legislatura sancione la norma que crea la policía porteña.

La idea de Macri surgió luego de que no pudo desalojar las carpas kirchneristas que se instalaron frente al Congreso. Para acortar los tiempos que implica la formación de nuevos policías en la Academia que proyecta crear, Macri planea contratar entre 300 y 500 policías, tentando a efectivos de otras fuerzas, para formar un cuerpo destinado a controlar el espacio público. Los nombres que circulan en los borradores son “Guardia Civil” o “Guardia Republicana”. Para esto, les ofrecerán un sueldo mínimo de tres mil pesos a los agentes que abandonen las filas donde hoy se desempeñan. Reclamarán que acrediten el secundario completo y que no tengan sumarios internos.

“El período de entrenamiento es más corto para gente que tiene experiencia en fuerza de seguridad. Eso no quiere decir que vamos a convocar específicamente a gente de la Federal o la Bonaerense”, sostuvo el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. Montenegro –que no es autor de la iniciativa– salió a aclarar que están “esperando que salga la ley”. “A partir de ahí, vamos a salir a buscar los capacitadores y los mandos medios en otras fuerzas de seguridad y policiales del país. Se les va a dar un entrenamiento de cuatro meses”, explicó.

–¿Van a formar un cuerpo de control de manifestaciones? –le preguntó PáginaI12.

–No específicamente. Pero si es necesario contar con un cuerpo para las manifestaciones, se hará. No hay problema.

La idea recibió críticas de toda la oposición porteña. “Es un delirio este plan de importar a todos los policías echados de la provincia. Esa es la política del Fino Palacios”, afirmó el jefe del bloque kirchnerista, Diego Kravetz, en alusión al ex comisario separado de la Federal que asesora a Macri en temas de seguridad. “En la Legislatura, le vamos a ganar la discusión a Macri de por qué la policía de la ciudad no puede ser la mafia de la Bonaerense”, aseguró. Los kirchneristas calculan que el proyecto macrista cuenta con un máximo de 27 votos, mientras que la oposición tiene cerca de 31. El proyecto recién se tratará a mediados de septiembre.

“Macri parece más un adolescente con poder que un estadista”, lo fustigó el ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra. “Es una situación de riesgo institucional, porque no genera un marco de acuerdo con el gobierno nacional y crea una fuerza que se va a superponer con la Federal. Nos está llevando a una situación como la de Río de Janeiro. Terminan peleando entre policías”, advirtió el legislador.

“No corresponde que el gobierno porteño haga una suerte de apremio sobre la Legislatura”, señaló el legislador de la CC Facundo Di Filippo, quien planteó que “es el momento oportuno para formar una policía desde cero y no utilizar personal de otras fuerzas, que pueden estar en un sistema de connivencia o de corrupción. Eso no lo muestra una foja”. “Lo que quiere hacer con estos 300 primeros puestos es un aparato represivo. No coincido con contratar personas para desalojar artesanos y trabajadores”, dijo. “Fue un largo esfuerzo constitucional erradicar los edictos policiales. ¿Y ahora vamos a traer la Policía Bonaerense, que los aplica despiadadamente?”, se preguntó la legisladora Diana Maffía, de la Coalición Cívica.

“Cada paso que se da, en cualquier aspecto del gobierno, muestra una gran improvisación. Primero hizo un anuncio de una fuerza con mando civil, después se dijo que se iba a hacer una academia especial, y ahora dicen que van a contratar a 300 bonaerenses para la represión de marchas”, remarcó el socialista Roy Cortina. “Macri está demostrando su fracaso en proponer un Plan de Seguridad para la ciudad y pretende que la ciudadanía se conforme con la creación de un cuerpo de policía reclutada desde un aviso clasificado”, indicó el legislador de la CTA, Martín Hourest.

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-109193-2008-08-07.html

Leave a Reply