2008/08/06 Crítica de la Argentina – Escrache en la zona roja y azul

Frente a prostíbulos vecinos a la Jefatura de la Federal

Diputados nacionales hicieron una denuncia en la Justicia para que se investiguen bares donde se venden drogas y se facilita la prostitución.

“Todas las noches la franja entre Monserrat y Constitución que rodea al Departamento Central de Policía se transforma en el Bronx, una zona liberada, donde se vende droga y trabajo esclavo. Y todo a metros de la policía”, dijo a Crítica de la Argentina Gustavo Vera, presidente de la Cooperativa La Alameda y uno de los doscientos vecinos que marcharon ayer por la tarde para repudiar la existencia de más de 20 bares distribuidos entre Avenida de Mayo y la cabecera del ferrocarril Roca dedicados a la prostitución y venta de drogas. Tal como anticipó este diario en su edición del lunes, los diputados nacionales Claudia Gil Lozano, Adrián Pérez, Fernanda Reyes, Diana Maffía y Facundo Di Filippo, de la Coalición Cívica, junto con Cynthia Hotton del PRO, los radicales Silvia Storni y Rubén Lanceta, además de los independientes Claudio Lozano y Martín Hourest, presentaron una detallada denuncia en la Justicia federal y pidieron que se “investigue al jefe de la Policía Federal, comisario general Néstor Valleca, en calidad de responsable máximo de la fuerza”, porque “no es posible que le haya pasado inadvertido” el funcionamiento de esta red.

Cuando el escrache estaba por terminar, el ministro de Justicia y Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, rompió el largo silencio que la Federal mantuvo al respecto y dijo que “la prostitución no está prohibida ni por el estatuto de la Ciudad ni por su legislación, y por eso el Gobierno de la Ciudad habilitó un lugar para el comercio de sexo con una nueva zona roja”, que funciona desde la semana pasada en la plazoleta Florencio Sánchez, ubicada frente al Buenos Aires Lawn Tennis Club.

El ministro explicó que si bien Valleca es el jefe de la Federal, la fuerza está bajo su mando y por eso “hasta ahora no hubo respuestas, porque queremos evitar que se ensucie a la fuerza con conventillerío”, aunque anticipó que Vallecas entregará a la Justicia la documentación sobre cada uno de los locales denunciados.

Desde la marcha contestaron que “es cierto que la prostitución está permitida a título individual, pero está prohibida en casas de prostitución de acuerdo al artículo 15 de la ley 12.331”. Precisamente, la movilización fue organizada para señalar prostíbulos con estas características.

Ayer, luego de la presentación de la denuncia, la Cámara Federal sorteó el juzgado y el caso cayó en el 7, que es subrogado por Norberto Oyarbide. “Qué curioso que siempre le toquen estas causas a ese juez”, ironizaron los denunciantes que reiteraron sus cuestionamientos sobre el desempeño del juez en casos de prostitución.

Según el escrito, “se registró una gran presencia de niñas, niños y adolescentes que son explotados sexualmente en la gran mayoría” de los lugares escrachados, pero especialmente en los que están ubicados en Santiago del Estero 1447, San Juan 1338 y Pasaje Ciudadela 1219 esquina Salta. Además, el texto enumera como prostíbulos encubiertos a los locales ubicados en Salta 178 y en Santiago del Estero 291, 1361, 1438, 1445 y 1447 y otros tantos a la altura del 1500. Agrega a la lista un billar de Brasil al 1340, y los bares de Pasaje O’Brien 1245 y 1300; avenida Juan de Garay 1200, Brasil 1237, Pavón 1259, Salta 1344 y Salta 1342.

“Esto es un desastre, los prostíbulos se manejan con total impunidad. De noche salen los travestis, los bares se llenan de clientes, y se vende de todo, en complicidad de la policía”, dijeron Marta Conte y Susana Suárez. Dos vecinas que esperan que algo cambie en su barrio, ahora convertido en una enorme zona roja.

http://criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=9406

Leave a Reply