2008/08/05 NU – Legisladores porteños perdidos en el universo del blog

Curiosidades de la política 

Una recorrida por las páginas web, blogs y portales de los legisladores de la Ciudad de Buenos Aires. Mirá que diputado tiene una encuesta favorable a su rival directo, o a que otro lo acusan de censurador.

Por Martín Mérola

Internet es una herramienta que resulta útil en todos los campos, como este mismo espacio es testigo. Es así que muchos legisladores porteños descubrieron que pueden aprovechar sus infinitos recursos para promover su gestión. El resultado es un variado mosaico de páginas, blogs y demás espacios web personalizados en el que muchas veces se pueden captar reflejos de las personalidades de sus autores. Aprovechando el receso de las sesiones en la Legislaturas, NOTICIAS URBANAS recorrió los espacios web de varios legisladores para ahondar en esta faceta novedosa de la política porteña.

Tanto en información como en colores, en organización como en presentación, las páginas son tan variadas como las personalidades de sus dueños. Así, apenas iniciada la búsqueda, nos encontramos con una Diana Maffía a puro verde manzana y otros colores llamativos, con sobrecarga de información, fotos, videos e iniciativas, las cuales ocasionalmente son aplaudidas por un pequeño grupo de seguidoras.

El caso de Martín Hourest es diametralmente opuesto: una colección de notas periodísticas en las que se menciona al dueño de la páginas sin comentarios ni aportes. Además de las entradas, el número contacto y el título del blog, la cantidad de información y contenido es proporcional al número de árboles que se encuentran en el desierto sahariano. Y se ve que es igual de difícil de atravesar, visto que desde el 10 de enero que nadie se aventura a actualizarlo.

Hablando de abandonos, es normal que, con el receso, algunos espacios cuenten con algunas semanas sin recibir la actualización, pero cuando el último aviso apareció en febrero de 2007, como en el blog de Luciana Blasco, se puede hablar de una ruptura formal, sobretodo si se trata de un contacto con el nuevo blog de la autora que aparece como no existente. Un caso más extraño se puede ver en el antiguo espacio de Oscar Moscariello, el cual afirma en plena tapa que el cargo del jefe de la bancada Pro finalizará en el año 2003.

En cuanto a capacidad de aprovechar la web en su beneficio, las habilidades son también dispares. La página de Aníbal Ibarra se presenta prolija y atractiva, incluyendo hasta una encuesta en la que su “no a las fotomultas” gana con un holgado 70 por ciento. No tanta suerte tuvo el kirchnerista Diego Kravetz, quien, por honestidad o por descuido, publica en su blog una consulta en la que la gestión de Mauricio Macri, muy criticada por el legislador, aparece como muy buena, con un 46 por ciento de aprobación (¿No será a causa de los rápidos click’s a escondidas de Soledad Acuña, su actual pareja y funcionaria del PRO?).

Indagando sobre cual de los legisladores tiene más feedback, el joven K Juan Cabandié aparece como claro ganador. Entre gritos de guerra kirchneristas y palabras de admiración por la historia de vida del diputado, con un considerable presencia de señoritas que desean contactarse con él, es incluso posible encontrar algunos comentarios en que se critica al Gobierno Nacional. Sin embargo, en algunos de éstos se denuncia censura y en un textual firmado “Max Dicásolo” hasta se acusa a Cabandié de privilegiar “a los fans de Patito Feo que te felicitan”.

Llegando al final de la recorrida de ciberespacios legislativos son obvios los grandes contrastes entre quienes buscan la presentación prefabricada de blogger para sus páginas y contratan profesionales para que les den una mano. Entre éstos últimos se cuenta el macrista Diego Santilli, aunque también terminó con un modelo prefabricado ya que su página simple y prolija es un calco de la de su par en la Ciudad, Álvaro González.

http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=9e38d59edaa73d24ffc2aa7c3bea0963

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *