Archivo de la sección

Participación

Una mujer en la fórmula y ellas conducen*

“En la sección Política del domingo, Ezequiel Spillman dice que Carolina Stanley y Patricia Bullrich “compiten” por ser la vice de Macri. Es una competencia rara en realidad, y hace bien en ponerla entre comillas, porque se trata de una espera pasiva de la evaluación que se haga a último momento según estudios de opinión pública, en una estrategia electoral que le ha dado al PRO resultados positivos desde 2007. Se trata de poner en la fórmula una mujer acompañando a Macri, hasta ahora una mujer que le agregue presunta sensibilidad a un ingeniero poco expresivo y menos aún empático con las necesidades sociales”.

*Este es un extracto de mi columna dominical del 10 de febrero pasado en Perfil. Pueden leer mi columna completa acá.

Femicidios sin tregua, Rosa, paridad y rock*

Foto: CEDOC

(…)”Saliendo del papel de defensora de PERFIL, pero imposible callarlo, el diario La Nación publicó un editorial infame celebrando la maternidad de niñas violadas. Nos matan como moscas, en el papel y en la vida. Sin tregua: una amarga constatación: lo que eran búsquedas de mujeres y adolescentes en Policiales de PERFIL fue pocos días después hallazgo de cadáveres cruelmente asesinados y constatación de femicidios. Este enero se registraron 23 (10% más que el año pasado) y diez travesticidios. Este 8 de marzo, huelga de mujeres incluida, volveremos a reclamar por las condiciones estructurales de vulnerabilidad sistemática de las mujeres y niñas. En medio de este miedo colectivo hay quienes niegan relevancia a las relaciones desiguales de género”(…)

*Esto es un extracto de mi columna dominical del 3 de febrero pasado en Perfil. Pueden leer mi columna completa acá.

Representación política, activismos y protagonismos*

“Al poner la seguridad y la Justicia en manos de mujeres, los decisores políticos parecen delegar un territorio arrasado por el dominio de la corrupción y las redes de complicidad y encubrimiento. Tan lejos del poder durante décadas y sin acceso a lugares relevantes en el Estado, rara vez las mujeres forman parte de la conducción de estas redes”.

Esta es parte de mi columna dominical del pasado 18 de noviembre como Defensora de Género de PERFIL. (Fuente www.perfil.com). 

*Pueden leer aquí la columna completa.

Poder femenino, emojis y tutela parental de femicida

“Anverso y reverso del poder: En Espectáculos del sábado 3 hay dos modelos de éxito” femenino. La tapa destinada a la protagonista de House of Cards destaca que ella será la primera mujer presidenta del país más poderoso del mundo. Titulan la nota: “Una dama en el trono sangriento”. El trono construido con espadas nos remite a monarquía y poder individual al que solo se accede a través de la violencia. El detrás de escena de esta decisión es que el actor principal que ocupaba el “trono sangriento” era Kevin Spacey, acusado de abuso sexual por un joven actor y por otras denuncias. Así las cosas, era tanto el costo de identificar como presidente a un abusador que decidieron poner al personaje de su mujer en la presidencia”.

Esta es parte de mi columna dominical del pasado 11 de noviembre como Defensora de Género de PERFIL. (Fuente www.perfil.com)

Pueden leer la columna completa acá

 

La ESI en la Ciudad

Les dejo esta interesante nota sobre la Educación Sexual Integral en la Ciudad de Buenos Aires, escrita por Luciana Peker para Las/12 y publicada el pasado 21 de septiembre.

Con nosotres, no

Educacion | Un proyecto de ley que intenta ampliar la Educación Sexual Integral (ESI) se transformó en la nueva campaña de los grupos antiderechos que ahora reclaman la propiedad privada sobre sus hijos e hijas para que nadie “se meta” en su educación, intentando quitarles un derecho que les pertenece. La ministra de Educación porteña Soledad Acuña, sin embargo, advierte que la ley se tiene que cumplir y que esa no es decisión de padres o madres. En la práctica, una encuesta revela que el 78 por ciento de los y las docentes de CABA trabajó la ESI durante 2017.
Imagen: Joaquín Salguero

La Educación Sexual Integral es una ley, no una opción, ni un debate. Pero, frente al embate de sectores conservadores que pretenden derogar la obligación de enseñar en colegios privados y públicos, laicos y religiosos, desde el jardín de infantes y hasta el nivel terciario las herramientas para prevenir y detectar el abuso sexual en la infancia; el embarazo no buscado; la discriminación a lesbianas, gays, travestis y trans; los trastornos alimentarios derivados de estereotipos de belleza y la violencia de género en los noviazgos (entre otras cosas), se convoca a defender la Educación Sexual Integral, el 4 de octubre, en el Congreso de la Nación, a doce años de la aprobación de la norma.

En el debate sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo los argumentos conservadores se llenaban la boca con que el aborto no era necesario, que lo que se necesitaba era promover la educación sexual (así lo dijo Mirtha Legrand en su pelea televisiva con Jimena Barón en donde repetía que estaba en contra del aborto y a favor de la educación sexual, pero que los abusos sexuales en la Iglesia no eran graves porque “eso paso siempre”). Sin embargo, una vez frenada la ley, los sectores reaccionarios, en la misma clave que grupos evangélicos y conservadores en Latinoamérica y Europa, pretenden frenar o no cumplir con la ley 26.150 de Educación Sexual Integral (ESI).

Sus lemas son “Con mis hijos no te metas” y “Los hijos son de los padres”. No son palabras sueltas, sino copiadas y pegadas de agrupaciones religiosas y transfóbicas de España, Brasil, Colombia y Perú. Intentan hacer retroceder el gran logro de la ESI: derribar la idea de propiedad privada de niños y niñas. Ahora los padres y las madres no pueden decidir que sus hijos e hijas no reciban Educación Sexual Integral (aunque están llegando cartas a escuelas para que determinados chicos y chicas no asistan o se retiren de clases con contenido de ESI) porque está consagrado como el derecho de alumnos y alumnas a recibir contenidos válidos, científicos, incorporados por los manuales de ESI del Ministerio de Educación de la Nación y no como una decisión de sus progenitores. A partir del 2006, con la aprobación de la ESI, la patria potestad quedo por debajo del derecho a conocer sobre su cuerpo, sus derechos y deseos de chicas y chicos. Y eso no tiene vuelta atrás.

…Continuar leyendo